PÓKER Y REDUCCIÓN DE ESTRÉS

A lo largo de los últimos años, científicos e investigadores de todo el mundo han reconocido que las apuestas tienen varios beneficios para las funciones neurológicas. No solo nos permiten concentrar nuestras funciones intelectuales en una actividad que demanda un alto nivel de compromiso mental, sino que, en algunos casos también ofrecen beneficios a nivel hormonal.
En el caso del póker, muchos creerán que asociar la reducción de estrés con la práctica de este juego puede ser un contrasentido. Al pensar en un jugador de póker profesional nadie atribuiría a estas personas un bajo nivel de estrés. Muy por el contrario. En torneos de póker en vivo los jugadores parecen estar comprometidos en decisiones realmente difíciles y no lucen exactamente libres de estrés. Sin embargo, estudios recientes han probado que esto no resulta ser así.

Una universidad canadiense ha publicado un estudio en el que muestra cómo el póker puede ayudar a reducir los niveles de estrés del organismo. Los científicos canadienses monitorearon el nivel de cortisol (la llamada “hormona del estrés”) de jugadores online mientras jugaban póker. Lo que descubrieron los investigadores es que los niveles de cortisol disminuían de manera progresiva a medida que los jugadores se iban involucrando en un juego. De hecho, la caída en los niveles de cortisol estuvo en torno a un 17%.

La hipótesis de los científicos es que los niveles de cortisol se reducen, en parte, por la atención que requiere el juego. Con la enorme complejidad que involucra, el póker demanda altos niveles de compromiso intelectual. Cuando un jugador se compromete profundamente con el juego, aparentemente, olvida sus preocupaciones cotidianas. Esto tiene una incidencia en la liberación de cortisol (lo que promueve mejoras en la salud a largo plazo).